Soluciones eficaces


La ley confiere al corredor de seguros la facultad de representar a su cliente ante la compañía, y le obliga a no tener ningun vínculo ni signo que suponga afección con las entidades aseguradoras. Es, por tanto, un asesor imparcial e independiente, de cuyos conocimientos y servicios se beneficia el asegurado.

En función de las necesidades concretas que demanda el usuario, el corredor de seguros selecciona las soluciones más eficaces, informando pormenorizadamente de las condiciones del contrato que a su juicio conviene suscribir y de cuál debe ser la cobertura más idónea en cada caso, a la vez que vela celosamente por la concurrencia de los requisitos que ha de reunir la póliza para su eficacia y plenitud de efectos.

El corredor gestiona absolutamente todos los trámites relacionados con el seguro; facilita información acerca de cualquiera de las cláusulas de la póliza durante la vigencia del contrato en que ha intervenido; y, en caso de siniestro, presta igualmente su asistencia y asesoramiento.