Garantía de profesionalidad

La cualificación profesional y la complejidad de requisitos que la legislación establece (titulación específica, aportación de fianza, seguro de responsabilidad civil, programa de actividades, honorabilidad y experiencia contrastadas) constituyen un reconocido aval de profesionalidad y un riguroso proceso de selección. Sólo tras comprobar que el corredor cumple todos estos requisitos, la Dirección General de Seguros concede autorización para el ejercicio de la actividad.